Los saldos de producto son por lo regular sobrantes de producto en tiendas cuando se hacen cambios de lineas o se lanzan nuevos modelos. Cuando esto pasa, normalmente quedan saldos de las lineas o colecciones que se sustituyen. Tambien regularmente una empresa puede recibir pedidos de clientes que posteriormente los cancelan quedando el saldo en almacen. Regularmente estos saldos ya no pueden ser comercializados regularmente, por lo que las empresas salen a venderlos como lotes a precios muy por debajo del precio regular de mercado. Son grandes oportunidades para comprar producto a precios bajos. La unica desventaja es que no son lotes completos (en ropa por ejemplo, no son de todas las medidas).